.comment-link {margin-left:.6em;}

Análisis Político

Este blog tiene como fin analizar la contingencia política y económica chilena e internacional, publicar reflexiones y emitir opiniones dentro del marco que otorgan el sentido común, rigurosidad académica, libertad de opinión, tolerancia y principios éticos. Doy la bienvenida a todos aquellos que deseen leer, comentar los temas planteados e, incluso, preguntar. Saludos a todos, Rodrigo Hollmann F. Periodista y Cientista Político rholl@hotmail.com

martes, agosto 28, 2007

Interludio entre Ford y Wiki

Han pasado muchos días desde el último post. Casi 10. Las reflexiones abundaron y las investigaciones acerca de un conocido monopolio mucho más.
Mi silencio lo rompo para tratar de compartir con quien lea estas líneas mi apreciación de las nuevas formas de comunicación y nuevo tipo de sociedad que está emergiendo.
Voy a hacer un poco de historia para tratar de explicar mi punto, (por favor, historiadores y eruditos, tomen con calma lo que leerán a continuación, es sólo una reflexión)

En los albores de la civilización occidental, para mí Atenas, la sociedad se juntaba en el ágora o plaza pública a discutir los asuntos de Estado. La comunicación con la autoridad era más cercana entre los ciudadanos (quienes calificaban para serlo, pues no todos tenían esa condición) y la información, pese a las distancias, llegaba rápido a través de diversas vías de comunicación. Los ciudadanos podían exponer públicamente sus opiniones y las autoridades tomaban su decisión.

Con el ascenso del poder romano, más jerárquico, los ciudadanos debieron delegar en el Senado su opinión (OK, al margen del cohecho de la época) aunque podían manifestar sus opiniones en el foro. La estructura social, entonces, provocaba que la comunicación con la autoridad fuera más restringida. Así, con la llegada del Imperio, la comunicación entre el vulgo y la autoridad se restringió fuertemente, lo que dio paso a la corrupción que Cicerón denunciaba (le costó la vida) y que cuatro siglos después terminaría con el Imperio en sí. Según creo, fueron la decadencia de sus principios morales, la falta de control de los recursos y la lucha por el poder, lo que permitió que las fronteras fueran permeadas por fuerzas extranjeras.

El ocaso de Roma se transformó en reinos, donde la estructura política creó una serie de prácticas como el vasallaje que convirtieron a los ciudadanos en pertenencias de los gobernantes. Por supuesto, la comunicación entre reyes y habitantes era prácticamente nula. De este modo, la difusión de la información estaba en manos del clero y los rumores. Todo esto cambió con la aparición de la imprenta de tipos móviles hacia finales del siglo XV.

Como la lectura era obligatoria para acceder a la información impresa, en los siglos XVI y XVII comenzó a formarse una masa crítica bajo el sistema político de la monarquía. Pero fue recién a finales del siglo 16 y comienzos del 17 que este conjunto de personas aprovechó la ventaja tecnológica que ofrecía la imprenta y la opinión pública comenzó a sentirse con fuerza.

En el siglo XVIII la situación se hizo irreversible, los textos de la ilustración y los filósofos franceses, alemanes e ingleses atravesó toda Europa y los reinos, alejados de sus ciudadanos se resquebrajaron. La guerra de independencia de EE.UU y la caída de la monarquía en Francia, fueron las primeras fichas de un dominó que se extendió por toda América y contagiándose al resto de Europa durante el siglo XIX al ritmo de las revoluciones industriales. En dos siglos el habitante de a pié, el ciudadano, se hizo escuchar. De la monarquía se pasó a un sistema representativo (Democracia republicana) que era funcional a la cantidad de habitantes y los medios de comunicación existentes.

Menciono la revolución industrial porque entregó los insumos básicos de lo que ocurriría después: electricidad, telégrafo, teléfono, nuevas aleaciones de metales y petróleo.

La primera gran revolución de la comunicación fue el periódico que, aunque divulgaba información importante para todos, tenía un rezago considerable de tiempo. La segunda revolución fue la radio, a mi juicio, primer medio de comunicación realmente masivo que redujo las distancias y era capaz de informar en tiempo real. El siguiente escalón fue la televisión que hasta hoy reina sin contrapesos, hasta hoy.

Sin embargo, octubre de 1989 deberá ser consignado como la fecha en que el mundo cambió. No lo digo por la caída del muro de Berlín, sino por el nacimiento de lo que tienes arriba en tu pantalla: WWW.

Internet se gestó desde los 60, pero fue 30 años después que comenzó a expandirse sin contención alguna. Los ciudadanos, ya con derechos civiles consagrados luego de las dos guerras mundiales, exigen más eficiencia a los gobiernos. No sólo hacen escuchar su voz, sino que son capaces de provocar cambios. La primera baja de esta batalla que se inicia es la política representativa.

El cambio de paradigma es impresionante: de la producción lineal heredada de Ford, en la que el producto, digamos una ley, es pensada por un influenciador, propuesta al poder ejecutivo, redactada entre cuatro paredes por un grupo de "iluminados", enviada al Congreso para su discusión y aprobación y promulgada. Así las leyes hay que hacerles un "service pack" porque no se adecuan a la realidad. Por su parte, la sociedad de la información, maneja otro esquema, el wiki. Se piensa una idea, se somete a colaboración en tiempo real, editan los que están seguros de su conocimiento y que les interesa el ámbito de aplicación, por lo que rápidamente hay un producto de calidad y consensuado. Los ciudadanos demandan rapidez y eficiencia a un grupo de personas en el Congreso que no fueron elegidos por su sapiencia, preparación intelectual o erudición, sino por su popularidad. Por eso no funciona la política actual.

Así, la dinámica de la información está exigiendo cambios al sistema político que se maneja con los "códigos de Ford", no con los de la "Wiki", que es el que prevalece. Eso ocasionará fuertes choques entre una ciudadanía cada vez más insatisfecha e informada y una "clase" política obsoleta y, generalmente, digitalmente analfabeta.

Hoy los jóvenes no van a bibliotecas, googlean. No votan, pero son capaces de paralizar un país. No los llaman a dar sus aportes a las leyes, pero postean sus inquietudes habitualmente.

La comunicación cambió, la política debe hacer lo mismo. No basta con que un ministro postee para sacar presión del tema digital, debe continuar la comunicación o se le volverá todo en contra. Los blogs no son como los diarios, no tienen hora de cierre, guardan registro de todo lo que se dice.

Señores políticos: les informo que pasamos del ágora al estadio digital.

Saludos a todos,

Etiquetas: , ,

2 Comments:

At martes, agosto 28, 2007 4:43:00 p. m., Anonymous Augusto dijo...

Uff, no sé si estoy muy de acuerdo con la política al estilo Wiki, de copiar y pegar, no importando la rigurosidad al momento de presentar proyectos de ley (ya en Chile tenemos un caso bien conocido y bien patético!).
Más bien yo díría que la política actual tiene que adecuarse a que no sólo las elecciones son Los instrumentos que posee la ciudadanía para decidir y opinar. La web 2.0 ofrece mucho más, los blogs, el poder de la imagen (youtube), etc. Hay casos contados con las manos de políticos chilenos que se están atreviendo, pero, creo que más como una moda y sin que entiendan -todavía- el verdadero poder de este tipo de herramientas.

Saludos Rodrigo, y que bueno saber que otro compañero de U (u de carreras más encima)también está en estos lados.

 
At jueves, agosto 30, 2007 10:33:00 a. m., Anonymous Cristian Santana dijo...

Augusto, creo que la idea de la polícia al estilo wiki es perfectamente factible, ya que son los instruidos en la materia los que porponen, editan y opinan. Por supuesto que existirían abogados velando por la formalidad en un sistema político como este. Creo que se puede, pero también que se debe. Al fin y al cabo nuestros senadores y diputados sólo tienen vagas ideas de los temas que tratan y en tecnología no sólo son analfabetos sino que también son testarudos, creen tener razón. El problema es que también tienen malas asesorías y si no malas al menos incompletas. Un wiki es algo en lo que participan muchísimas personas, mientras que un asesor es sólo eso: UN asesor. En fin, tengo esperanzas (ya no queda mucho más) en que nuestra clase política se adaptará algún día. Ya no es cosa de derecha o izquierda, creo que en este sentido TODOS están mal.

Buen post Rodrigo.

Saludos!

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

FREE hit counter and Internet traffic statistics from freestats.com
free counter