.comment-link {margin-left:.6em;}

Análisis Político

Este blog tiene como fin analizar la contingencia política y económica chilena e internacional, publicar reflexiones y emitir opiniones dentro del marco que otorgan el sentido común, rigurosidad académica, libertad de opinión, tolerancia y principios éticos. Doy la bienvenida a todos aquellos que deseen leer, comentar los temas planteados e, incluso, preguntar. Saludos a todos, Rodrigo Hollmann F. Periodista y Cientista Político rholl@hotmail.com

martes, enero 15, 2008

Colaboracionismo público - privado ($$$)

Hace unos días, los amigos de Fayerwayer y Liberación Digital divulgaron un notición: el Instituto de Nacional de Normalización (INN), -cuya función principal es la "normalización, acreditación y metrología, de modo de ofrecer a las empresas instrumentos para impulsar el control de calidad", es decir, dictar los estándares a utilizar en Chile- decidió, por problemas presupuestarios, ceder la decisión de Chile de aprobar, rechazar o abstención de un estándar informático a la Cámara de Comercio Electrónico. Así, el Estado transfirió su obligación a una asociación de privados.
Si el estándar OOXML es o no conveniente, no lo trataré aquí, pues referencias hay. Lo que sí me inquieta es el hecho de que el Estado no sólo está con síntomas de parálisis, sino derechamente de ineptitud en ámbitos básicos como el diseño de políticas públicas.
Hace unos años participé en un proyecto de gran envergadura que se ha convertido en un dolor de cabeza. Se suponía que allí estaban profesionales técnicos de altísimo nivel que podían hacer un buen trabajo, pero la realidad era distinta. Gracias a mi ubicación en la oficina, pude ser testigo de la falta crónica de seriedad que hoy es generalizada: el diseño de uno de los elementos centrales del proyecto estaba siendo extremadamente complejo para la profesional asignada, por lo que optó por pedir ayuda al principal y más probable proveedor del producto. Gracias a esta colaboración "público-privada", el diseño salió a tiempo y las bases de licitación quedaron muy propicias para el potencial proveedor y su producto fue exhibido en todo Santiago. Una cosa del destino quiso que el proveedor terminara siendo otro, "justicia divina" habría dicho el querido Julito Martínez.
A qué viene esto. Ocurre que está de moda hablar de la cooperación público-privada, pero hay una muy delgada línea entre colaboración y colaboracionismo (lo sé, la palabra no existe, pero lo tomé del inglés) y lo ejemplifico en lo que ha estado haciendo el gobierno en materia de desarrollo informático.
Uno de los principales pecados del acuerdo Microsoft-minecon es que delega deberes del Estado en un privado que está más interesado en el lucro que en el desarrollo del país. Del mismo modo, con el propósito de brindar una instancia de "colaboración público-privada" se creó hace varios años la Fundación País Digital, lugar donde se reúnen a "colaborar" ministros, parlamentarios y prácticamente todas las empresas grandes de telecomunicaciones. Si bien nació para intercambiar ideas, se transformó en un club que resguarda los intereses de sus miembros en connivencia con las autoridades de gobierno, tal como quedó plasmado en una reunión acerca de la neutralidad de la red.
Hoy en la presentación de la "Estrategia Digital", podemos ver que los miembros de las "mesas" que definirán el futuro tecnológico de Chile, son prácticamente -y salvo algunas excepciones- los mismos de País Digital. ¿Cuál es el problema?
El Estado, dentro de sus deberes, está formular normativa para el bien común de TODOS los habitantes, por lo que está -hipotéticamente- obligado a consultar el parecer a los ciudadanos (vía parlamentarios o directamente). Sin embargo, vemos que el Estado está siendo incapaz de cumplir con esta tarea y, escondido en la "colaboración público-privada", traspasa sus funciones a grupos de particulares interesados en que las normas se hagan a su medida.
Dicho en simple, el Estado le está pidiendo a otros que haga sus tareas. ¿Por qué?
Me atrevo a aventurar que la causa es porque no logra atraer al capital humano calificado necesario para funcionar adecuadamente, es decir, no es lo suficientemente interesante como para postular a cargos que, como es sabido, son llenados de antemano por parientes o amigos de los funcionarios de turno. Una vez que se termina la competencia, se genera un Estado incompetente.
El problema no es que las instituciones no funcionen, sino que funcionan según lo que pueden.

Tienen la palabra.

Saludos a todos,

Etiquetas: , , , , , ,

1 Comments:

At viernes, enero 18, 2008 2:47:00 p. m., Blogger jezamorano dijo...

Es lógico. Nunca ha importado la opinión de la gente en materias gubernamentales (Pascua Lama es un gran ejemplo).
Se aprovechan de tener un país repleto de computadores pero ignorantes en tecnologías y sus desarrollos.
Sinceramente no me sorprende ni del gobierno ni de Microsoft. Cuando alguien me pida permiso para saber si deseo o no un sistema de transporte como el actual y me pregunten si deseo un tag en mi auto quizá cambie de opinión, mientras me conformo con llorar en nuestra "democracia". Lugar donde la presidenta le pide permiso a una decena de partidos políticos para decidir sobre el progreso del país, donde se ha basureado la democracia manteniendo a las nuevas generaciones ignorantes de la actualidad mientras roban a destajo sin que a nadie aparentemente le importe.. Que bailen las modelos y se casen con los futbolistas, mientras nos metan el dedo en la boca y paguemos licencias y artefactos electrónicos por obligación de nuestro querido gobierno

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

FREE hit counter and Internet traffic statistics from freestats.com
free counter